simplifica_biz.png

⁄  blog

  • simplifica.biz

5 puntos para ayudarte a aumentar tu agilidad recomendados por expertos en software



"Jugar con diferentes métodos y perspectivas de resolución de problemas es un ingrediente clave en esta práctica de desarrollo de la agilidad", dice Tracy Brower para Fast Company.


De acuerdo con la autora, la agilidad se reduce a algunos hábitos clave: coordinar las muchas demandas de tu vida; mantenerte lo suficientemente fuerte como para soportar los obstáculos que se te presentan; y equilibrar las demandas contrapuestas de trabajo, salud, familia y salud mental.


Si bien esto puede parecer una tarea difícil, el Agile Manifesto tiene 5 puntos para ayudarte a tener una nueva perspectiva sobre cómo involucrar la velocidad y los reflejos que necesitas ahora.


Descubre cómo agilizar tu trabajo con resultados inmediatos con Work OS, el sistema operativo de trabajo que está listo para simplificar tu trabajo



Las prácticas ágiles se han vuelto conocidas como algunas de las formas más innovadoras para mejorar el rendimiento y la productividad. En sus inicios, el enfoque era de vanguardia: poner a las personas primero, pensar en el trabajo de manera diferente y enfocarse en la mejora constante. Todo tuvo el efecto fundamental de empoderar a las personas y ayudarlas a ser resistentes a los cambios en los requisitos de los clientes y las necesidades del mercado. Asimismo, esta es la relevancia de los principios hasta ahora. El mundo está cambiando y estamos buscando una forma de prosperar en tiempos difíciles.


Así que a continuación, presentamos cinco lecciones de los sistemas ágiles de la tecnología para ayudarte a desarrollar o incrementar tu agilidad personal.


Da pequeños pasos


Hoy en día las cosas son abrumadoras. Desde la política hasta la pandemia y desde las avispas asesinas hasta la propagación de incendios forestales, puede parecer el fin del mundo. Una forma de asimilar y responder es dividir las cosas en segmentos más pequeños.


En terminología ágil, esto se llama "trabajo de deconstrucción". Considera las grandes cosas que tienes que lograr y sepáralas en pequeñas tareas y responsabilidades. Ponlas en secuencia y táchalas de tu lista una a la vez. Adopta este enfoque para el gran proyecto en marcha y las pequeñas formas de cómo cumplirás sus requisitos. En tu vida personal, considera los pendientes importantes a los que te enfrentas y divídelos en partes menos abrumadoras. Poner las cosas en términos más manejables es bueno para tu psique y tu motivación, pero también aumentará tus posibilidades de éxito.


Trabaja en equipo


Lo mejor de un estilo de trabajo basado en la agilidad es que valora a las personas sobre el proceso y prioriza al equipo. Superar las dificultades y los desafíos puede ser especialmente estresante si te sientes solo. Aprende de las prácticas ágiles y forma coaliciones con otros. Si necesitas completar una tarea difícil, pide información o consejo, o pide ayuda a otros. Si tienes dificultades para mantener la perspectiva, busca un grupo de apoyo y comparte tus desafíos para adquirir nuevas ideas. Si te sientes solo o aislado, busca un grupo con intereses comunes.


Experimenta


Uno de los sellos distintivos de las prácticas ágiles es probar, probar, retocar y experimentar. En lugar de esperar la perfección y luego lanzar un nuevo método, los procesos ágiles promocionan los beneficios de fallar a menudo y fallar temprano, dando pasos graduales hacia el éxito. Puedes traducir esto en tus habilidades para afrontar, asegurándote de experimentar para aprender. En el trabajo, prueba un nuevo enfoque para tu proyecto y en tu vida personal desarrolla una nueva habilidad. Evita la parálisis que puede ocasionar el estrés y sigue avanzando dándote permiso para no ser perfecto. Aprende, estira, crece y explora para ser ágil.


Ayuda a los demás



Un elemento clave de un proceso ágil exitoso es mantener al cliente involucrado. En tu trabajo, busca comentarios de las personas que reciben tus productos y busca información sobre cómo puedes mejorar tu eficacia. En tu vida personal, concéntrate en cómo puedes contribuir a las experiencias de los demás. Mantén una actitud positiva hacia tus hijos o pareja. Agrega tu gran sentido del humor a las interacciones con tus amigos y contribuye con la práctica de trabajo voluntario. En general, considera cómo ayudar o servir a los demás con tus mejores habilidades y talentos, una de las bases de la agilidad.


Concéntrate en la mejora


El modelo ágil es efectivo porque se realizan conjuntos de tareas en ciclos cortos para los cuales el equipo recibe retroalimentación regular cada cierto tempo. Puedes aplicar esta lección de agilidad centrándote siempre en cómo puedes mejorar.


Cuando te quedas en casa y no puedes ir con tanta frecuencia a la oficina, al gimnasio o incluso a reuniones sociales, existe el riesgo de estancarse. Busca nuevos desafíos en el trabajo. Levanta la mano para el proyecto complicado y ofrece ayudar a un colega. En tu vida personal, busca la oportunidad de mejorar tus niveles de condición física o pasar tiempo con familiares y amigos (aunque sea con sana distancia).


Los tiempos son difíciles, pero puedes ser ágil en tu trabajo y en tu vida personal. Para aplicar la agilidad a tu vida, da pequeños pasos, trabaja con otros, experimenta, apoyate en tu círculo social y continúa aprendiendo. Esta combinación te ayudarán a ser lo más flexible, coordinado y equilibrado que puedas, todos rasgos importantes para resistir, sobrevivir y prosperar en este período desafiante.






Artículo original: Tracy Brower, Fast Company




6 vistas

¡Suscríbete a nuestro blog!