simplifica_biz.png

⁄  blog

  • simplifica.biz

¿Cansado del home office? 8 puntos básicos para darle la vuelta



Si bien llevamos más de un año leyendo consejos y prácticas para trabajar con éxito desde casa, no todos hemos logrado adaptarnos a esta nueva modalidad de trabajo tan rápido.

El home office o trabajo remoto, puede ser una maravilla para algunos, pero también puede ser un gran reto para otros. Si te sientes en el segundo grupo y aún no sientes que consigues trabajar en casa de forma exitosa, te recomendamos que le eches un ojo a los siguientes 8 puntos, que resume la revista Staples para hacer del trabajo remoto una experiencia positiva y aprovechar al máximo el tiempo.


1. Mantén tu rutina diaria de trabajo normal


Prosperamos con la rutina. La familiaridad de una rutina nos da una sensación de control y comodidad. Aunque nuestras rutinas normales se han interrumpido durante algún tiempo, mantener una rutina confiable ayudará a calmar tu cerebro.


En un artículo sobre rutinas saludables durante la cuarentena, Claire Jack, Ph.D., dice que tener una rutina nos ayuda a saber qué sigue, lo que puede reducir la sensación de sentirse abrumado y facilita la toma de decisiones. Continúa levantándote temprano, come en tu horario habitual y vístete como si fueras a salir. Actúa como si fueras a tu lugar de trabajo habitual para mantener una sensación de normalidad ahora y para no tener que acostumbrarte de nuevo una vez que regreses.


Sin embargo, si tienes niños pequeños, es probable que tu rutina necesite algunos ajustes. Si tanto tú como tus hijos están en casa durante la jornada laboral, intenta ajustar tu horario de trabajo en función de las clases en línea y los horarios de las comidas tanto como sea posible. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si puedes preparar a sus hijos para su día antes de comenzar tu trabajo, es menos probable que experimentes interrupciones o tengas que hacer ajustes en tu horario a lo largo del día. Considera coordinar tus descansos o comidas para que puedas ahorrar tiempo y tener un momento para volver a conectarte y refrescarse juntos durante el día.


2. Establece límites


Establecer límites puede ser complicado cuando se trabaja desde casa, especialmente si tienes hijos o compañeros de cuarto. Para mantenerte concentrado en el trabajo, designa un espacio de oficina, incluso si es solo una esquina de tu sala de estar. Si no tienes una oficina en una habitación separada, elige un espacio para tu entorno de trabajo y sepáralo de otras áreas con muebles o incluso cinta para el piso. Deberías sentirte como si estuvieras ingresando a un espacio específico de trabajo, lo que ayudará a distinguir un área para ti y los que te rodean.


Habla con tu familia o compañeros de cuarto sobre tus necesidades durante la jornada laboral y establece expectativas sobre cómo pueden ayudar a respetarlos, ya que los niveles de ruido probablemente serán el desafío clave a resolver. Menciona tus necesidades con respecto a la conversación, la televisión, la música, etc., y cómo pueden comprometerse. El objetivo es ayudarte a funcionar "en el trabajo" y mantener a tus compañeros de casa felices y cómodos. Es posible que también debas colocar un letrero de "No toques el timbre" en la puerta de tu casa para evitar interrupciones cada vez que se presente un servicio de entrega, un cartero, un abogado o un visitante inesperado. Establece un medio para comunicarte con tus hijos cuando estés en una llamada importante. Una señal con la mano, una nota deslizada debajo de la puerta o un golpe especial podrían funcionar. Practica con tus hijos para que recuerden qué hacer si necesitan llamar tu atención mientras trabajas.


Crea un plan para establecer límites con tu horario de trabajo. Dado que tu casa se ha convertido ahora en tu oficina, puede ser tentador trabajar en horas impares o más horas de las que normalmente lo harías. Para evitar el agotamiento, es una buena idea designar horarios estrictos de inicio y finalización para mantener un equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida. Configurar una alarma en tu teléfono o bloquear tu calendario puede ayudarte a recordar cuándo terminar tu día y hacer la transición a actividades no laborales.


Ahora que has estado trabajando desde casa durante un tiempo, tendrás mucha experiencia e información sobre la que reflexionar, lo que te ayudará a establecer los límites adecuados para tener una jornada laboral satisfactoria.


3. Usa música o ruido blanco para enfocarte


Si necesitas silenciar a los niños o vecinos, o simplemente trabajas mejor con algo de sonido de fondo, opta por música instrumental o una máquina de ruido blanco. Algo tan simple como un ventilador también puede proporcionar ruido de fondo para ayudarte a permanecer en la zona. Simplemente evita cualquier sonido que compita por tu atención, como canciones con letras significativas, podcasts y, sí, tu programa favorito. Si prefieres la música, intenta escuchar la misma lista de reproducción todos los días. De esa manera, tu cerebro se acostumbra a las letras y deja de concentrarse tanto en ellas.


Para aquellos en entornos donde no se pueden establecer límites de ruido, los auriculares con cancelación de ruido son una excelente opción, ya sea que estén diseñados para música o para protección auditiva.




4. Plan de descansos


Trabajar desde casa es un maratón. Para mantener tu energía física y mental, necesitas tomar descansos. Planifica dos o tres descansos a lo largo del día, incluso si son solo por unos minutos. Estírate, sal a caminar o siéntate afuera y toma un poco de aire fresco. Prepara una taza de café y disfrútala sin revisar tu teléfono. Tómate el tiempo para leer algunas páginas de un libro. Estas también son excelentes formas de refrescar tu mente y no sentir que tu día gira únicamente en torno a tu trabajo. Estos pequeños intermedios pueden ser de gran ayuda para ayudarte a prestar atención al autocuidado y a sentirte como una persona completa.


Implementa un descanso diario de 10 minutos para las tareas domésticas. Convierte pequeñas tareas como lavar la ropa o limpiar la cocina en oportunidades para hacer ejercicio: cubrirás dos necesidades con un solo descanso. Reserva tiempo para hacer las tareas del hogar para ayudarte a levantarte de tu escritorio, hacer que la sangre fluya, hacer más cosas en la casa y estar libre para relajarte una vez que termines la jornada laboral.


5. Mantente visible, mantente conectado


Aunque has estado trabajando desde casa, eso no es motivo para perder el contacto con tus compañeros de trabajo. La tecnología significa que podemos seguir teniendo reuniones y sesiones de intercambio de ideas o incluso charlas informales desde la comodidad de nuestros hogares. Enciende tu cámara web en estas reuniones para mantener visiblilidad con tus colegas y mantener una sensación de conexión entre los equipos, lo que los beneficia tanto a nivel profesional como personal.


Según un artículo de la Clínica Mayo, las personas con apoyo social tienen un riesgo reducido de problemas de salud como presión arterial alta e índice de masa corporal alto. Las conexiones sociales pueden ayudarte a vivir más tiempo, incluso si solo te conectas virtualmente. Obtén la mayor cantidad de tiempo virtual que puedas y no olvides seguir conociendo a tus compañeros de trabajo. Incluso si han trabajado juntos por un tiempo, consulta con frecuencia para ver cómo les está yendo, pregunta qué hicieron durante el fin de semana o durante las vacaciones, o simplemente charla sobre temas no laborales.


No importa cuánto intentes mantenerte conectado, es más difícil cuando no está cara a cara. Para ayudar a mitigar esta falta de interacción, asegúrese de comunicarse con mayor frecuencia y claridad sobre los proyectos y las necesidades. Utilice aplicaciones de comunicación interna para generar nuevas ideas y ayudar a los compañeros de trabajo a mantenerse comprometidos. Esta visibilidad contribuye en gran medida a mantener a la gente al tanto de tu trabajo y a establecer un tono productivo para el resto de la empresa. Incluso puedes brindarte la oportunidad de mostrar tus habilidades de liderazgo.


Aprovecha al máximo las ocasiones en que te conectas siendo lo más colaborativo posible en las reuniones. Envía una agenda antes del inicio de la reunión para ayudar a los asistentes a prepararse con anticipación. Ten archivos listos para compartir en pantalla para que los asistentes a la reunión puedan tener una idea visual de lo que están hablando. Considera convertir tu llamada telefónica en una videollamada usando la cámara. Asegúrate de obtener comentarios de todos los participantes en la llamada, de modo que se reconozca a cada uno y tengan la palabra para compartir ideas.


6. Recuerda tomarte un tiempo personal


Aunque trabajes desde casa, todavía estás lidiando con el estrés del día laboral y posiblemente más estrés en casa ahora también. Aunque necesitamos rutina, también necesitamos un poco de variedad aquí y allá para mantenernos comprometidos.


Según Payscale, los trabajadores que se toman un tiempo libre ocasional de su trabajo informan que se sienten menos estresados, ansiosos o deprimidos. Las vacaciones regulares pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y tener un impacto duradero en el bienestar general. Continúa planificando el tiempo de vacaciones y sal de casa, o al menos de tu escritorio.


Sin embargo, encontrar el equilibrio no se trata solo de las vacaciones, sino también de los días intermedios. Cuando trabajas en la oficina, es probable que te tomes un tiempo para desayunar o tomar un café antes de salir o escuchar música o un podcast en tu viaje matutino. Estos son rituales importantes que nos ayudan a prepararnos para el día y a cuidarnos antes de centrarnos en el trabajo. En lugar de levantarte de la cama y dirigirte directamente a tu escritorio, continúa con tus rituales matutinos tanto como puedas para prepararte para un día más satisfactorio.


7. Controla tu salud


Después de trabajar desde casa durante meses, tu salud puede verse afectada. Manténte al tanto de tu salud física haciendo tiempo para moverte durante el día. Dale un descanso a tus ojos y estira tu cuello si estás mirando una pantalla por más tiempo, sigue la regla 20-20-20; cada 20 minutos, mira algo a 20 pies de distancia ( 6 metros) durante 20 segundos. Levántate y muévete durante todo el día. Bebe mucha agua y ten a la mano bocadillos nutritivos para limitar la búsqueda de opciones rápidas de comida chatarra, y asegúrate de dormir lo suficiente. También es una buena idea ver qué ajustes ergonómicos puedes realizar en tu espacio de trabajo, como la ubicación de la silla de oficina o la computadora.


Tu salud mental es igualmente importante. Pasar tiempo al aire libre, mantenerse en contacto con los demás, darse salidas saludables y hacer de la risa una prioridad pueden ayudarte a mantenerte equilibrado y renovado.


8. Deje que la tecnología le ayude


Si tienes un dispositivo como un reloj inteligente, deja que te ayude a mantenerte encaminado. Establece recordatorios para cosas como "Beber agua" o "Tómate un descanso de 10 minutos". Cuando nos vemos atrapados en nuestro trabajo, es fácil olvidar estas tareas simples pero necesarias que nos mantienen saludables.


Utiliza la tecnología para auditarte a tí mismo. Usa un programa de seguimiento del tiempo que te ayude a ver dónde estás realmente gastando tu tiempo. ¿Estás realmente concentrado en el trabajo durante el día o en las noticias o las redes sociales? ¿O tienes el problema opuesto: trabajar de noche cuando deberías estar relajado? Un rastreador de tiempo te brindará datos confiables sobre cómo estás usando tus días para que puedas optimizarlos y ganar un mejor rendimiento y equilibrio entre la vida laboral y personal.



Consejo adicional: establece metas para regresar a la oficina más fuerte


Para evitar la depresión del trabajo desde casa, mira hacia el futuro tanto a nivel profesional como personal. Fíjate metas para mantenerte motivado y mantener la mente y el cuerpo en funcionamiento. Apúntate para aprender algo nuevo o lograr una meta para que puedas volver a la oficina con más confianza y conocimiento para compartir con tu equipo.


Nuevas ideas de habilidades profesionales:


Aprender a codificar

Dominar las automatizaciones de monday

Actualización de tu sitio web

Tomar un curso relacionado con tu industria

O bien, podrías aspirar a mejorar tu vida personal con objetivos como:


Correr cada mañana

Comenzar un jardín

Unirte a un club

Leer esos libros sentados en el estante


Sin embargo, no sientas ninguna presión para lograrlo. Haz todo lo posible para que el trabajo desde casa sea lo más saludable, productivo y sostenible posible para ti y tu familia. Usa y comparte estos consejos con quienes te rodean para ayudarte a ofrecer a tus amigos, familiares y colegas ideas para mejorar el estilo de vida del trabajo desde casa.


Fuente: staples.com

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡Suscríbete a nuestro blog!