simplifica_biz.png

⁄  blog

Incrementa tu productividad en 3 simples pasos



La mayoría de las personas solo piensa en su desempeño durante una evaluación anual, y en la mayoría de los casos es demasiado tarde. Después de todo, mejorar la productividad o rendimiento no es un proceso que se da de la noche a la mañana. Se necesita crear un sistema basado en la interacción mutua de diferentes estrategias, herramientas y, por supuesto, mucha experimentación.


Un buen lugar para comenzar es midiendo tu desempeño actual y avanzando con una agenda claramente definida. En este artículo, compartimos un enfoque sistematizado para mejorar el rendimiento y productividad siguiendo un ciclo de 3 pasos que aplica a prácticamente cualquier escenario de caso de trabajo. ¡Así que vamos a verlo!


Cómo mejorar tu rendimiento en el trabajo e incrementar tu productividad


Paso 1. Audita y encuentra lo que deseas mejorar.

Paso 2. Adopta estrategias relevantes pero mantén tus objetivos bajo control.

Paso 3. Revisa el progreso y adópta los cambios necesarios


Paso 1. Audita y encuentra lo que quieres mejorar


Mejorar cualquier cosa comienza con la auditoría en el lugar donde te encuentras actualmente. Después de todo, es casi imposible mejorar algo sin saber qué es lo que deseas mejorar. Del mismo modo, mejorar tu rendimiento en el trabajo es una estrategia demasiado vaga. Debes ajustarte para optimizar áreas específicas en el trabajo: ¿Deseas reducir el tiempo de trabajo? Entonces lo más probable es que necesites adoptar prácticas de gestión del tiempo. O tal vez no cumplas con los plazos, lo que probablemente se deba a la falta de organización.


Como puedes ver, hay muchas áreas de mejora en el trabajo (léase: gestión del tiempo, organización, eficiencia, etc.), y cada área requiere una estrategia diferente. Por esta razón, es crucial rastrear y medir tu desempeño laboral actual para encontrar tus áreas de mejora en el trabajo.


A continuación, compartimos algunas prácticas recomendadas que puedes adoptar en tu lugar de trabajo:


A) Usa la herramienta de administración de tareas para gestionar y dar seguimiento a tu semana laboral.


B) Integra tu administrador de tareas con rastreadores para revisar métricas de rendimiento vitales. Por ejemplo, un rastreador de tiempo puede medir el tiempo necesario para realizar tareas específicas.


C) Después de un período considerable (al menos 3 semanas), exporta los datos a una hoja de cálculo para medir y evaluar tu desempeño laboral actual.


Paso 2. Adopta estrategias relevantes pero mantén tus objetivos bajo control


En este punto, sabrás exactamente cuál es tu posición en términos de desempeño y productividad; estos conocimientos te ayudarán a crear estrategias relevantes para mejorar esas áreas. Sin embargo, mejorar el rendimiento laboral puede tardar semanas (si no meses), y sin el conjunto correcto de objetivos, carecerá de enfoque y dirección para seguir. Por ejemplo, no puedes simplemente decir: "Quiero reducir mi tiempo de trabajo" y esperar que suceda.


Ingresa: Objetivos inteligentes o S.M.A.R.T (en inglés)


Los objetivos inteligentes o S.M.A.R.T son un marco de establecimiento de objetivos que aporta estructura y capacidad de seguimiento a tus objetivos:


Significado de S.M.A.R.T:


*S: Singular, específico ¿Qué debe lograrse y qué estrategias implementarás?

*M: Medible ¿Qué datos deben medirse para la meta? ¿Qué se considera éxito o fracaso?

*A: Alcanzable ¿Es factible el objetivo? ¿Tienes las habilidades y capacidades para lograrlo?

*R: Relevante ¿Cómo alineas el objetivo con tus objetivos profesionales? ¿Por qué es importante el resultado para ti o para tu organización?

*T: Tiempo ¿Cuál es la fecha límite para el objetivo?





Para una mejor comprensión, compartiremos un ejemplo en el que se utilizó el marco S.M.A.R.T. para mejorar el rendimiento laboral en un trabajo como escritor de contenido para SaaS con un objetivo para reducir el tiempo de trabajo, pero este objetivo es demasiado vago, así que vamos a convertirlo en un objetivo inteligente:


*S: reduce el tiempo dedicado a escribir un solo artículo de blog de 5 a 3 horas adoptando una técnica estructurada de Pomodoro

*M: Entonces, necesitarás medir el tiempo usando una herramienta de seguimiento del tiempo para poder compararlo con el tiempo de escritura actual.

*A: Práctica al estar escribiendo durante varios meses y lo que da experiencia para mejorar la velocidad de escritura.

*R: Objetivo actual es reducir el tiempo de trabajo y centrarse en otras actividades personales como caminar, bailar y aprender a tocar el ukulele.

*T: Completar este objetivo antes del 30 de septiembre de 2020.


Finalmente, así es como se vería el objetivo S.M.A.R.T:


"Reducir el tiempo de escritura en 2 horas adoptando un estilo de trabajo estructurado de Pomodoro para liberar tiempo para actividades personales antes del 30 de septiembre de 2020".


Del mismo modo, debes desglosar tus objetivos de desempeño laboral en un plan de acción claramente definido en lugar de algo vago. Pero recuerda, lo que funciona para mí no necesariamente funcionará para ti. En cambio, lo esencial es medir tu desempeño laboral, encontrar brechas y adoptar estrategias que funcionen mejor para ti.


A continuación se presentan algunas técnicas que puedes adoptar para mejorar el rendimiento laboral y productividad:


A) Evita hacer muchas cosas al mismo tiempo, y céntrate en una tarea. Esto evita dividir la atención que, a su vez, mejora la eficiencia general.


B) Usa tableros de tareas para dividir semanas de trabajo complejas en metas y objetivos accionables.


C) Administra las distracciones en el lugar de trabajo integrando bloqueadores para eliminar cualquier desencadenante. Por ejemplo, si te distraen los correos electrónicos constantes, utiliza un bloqueador para bloquear los correos electrónicos cuando estés trabajando.


Paso 3: revisa el progreso y adáptalo en consecuencia


Una gran parte de mejorar el rendimiento laboral es asegurarte que todavía estás en camino. Aquí es donde entra una revisión de desempeño personal y te ayuda a identificar lo que funciona y, lo que es más importante, lo que no funciona para ti. Ahora, no hay reglas específicas para llevarlo a cabo, pero definitivamente no tienes que mantenerlo formal, como en una revisión corporativa típica.


A continuación te compartimos algunas maneras de llevar a cabo una revisión de desempeño personal:


A) Asegúrate de espaciar las revisiones de rendimiento (léase: mínimo 2 semanas) para recopilar datos confiables.


B) Limpia los datos rastreados en hojas de cálculo para representar las métricas de rendimiento más relevantes.


C) Evalúa el progreso con tus objetivos inteligentes y toma las medidas apropiadas:


1. Si las cosas salieron bien, ¡genial! Establece metas más altas.

2. Si las cosas no funcionaron, averigua por qué.


Recuerda, todos somos humanos, así que no te sorprendas si no has visto una mejora considerable. Mejor utiliza esto como una oportunidad para ajustar la estrategia.


Tómate un descanso cuando lo necesites


No tienes que aumentar tu productividad todos los días, por lo que si sientes que has alcanzado tu límite, ¡detente y tómate un tiempo libre! Tomar un descanso no es una debilidad, sino que es una estrategia inteligente para rejuvenecer y volver a tu trabajo con mayor energía. Al final del día, todo se reduce a medir el progreso y optimizar tu lugar de trabajo a algo que funcione mejor para ti.










Fuente: monday.com

19 vistas

¡Suscríbete a nuestro blog!